El arte del masaje

narcissus-spa-granada-masaje narcissus-spa-en-hotel-los-angeles-granada cabina-tratamientos-narcissus-spa-masaje

El masaje es tan antiguo como el ser humano.

 

 

 

 

Ya de la prehistoria se han encontrado artilugios y dibujos referentes a la práctica del masaje.

¿Quién, por instinto, no se ha llevado la mano para frotar la zona donde se acaba de dar un golpe? ¿O para relajar una zona cansada o con tensión?

Es la práctica curativa más antigua. En casi todas las culturas se practicaba alguna forma de masaje.

Ha quedado constancia de su aplicación tanto en hallazgos en Egipto, en Grecia, donde se utilizaba para tratar a los atletas, en la India, con técnicas que hay en día se siguen utilizando, en China, como tratamiento para patologías junto a la acupuntura y hierbas medicinales o en Roma, donde estaba al alcance de casi todo el mundo, desde plebeyos hasta el emperador.

Durante la Edad Media  la expansión del cristianismo impone una nueva moral estricta y represiva y el masaje dejó de considerarse una técnica terapeútica hasta que en el Renacimiento, con el resurgimiento de las ciencias y el cuidado de la salud, el masaje empieza de nuevo a verse como un medio curativo.

Hoy en día son utilizados muchos estilos de masaje tanto de oriente  como de occidente e incluso se crean nuevos estilos fusionando algunos aspectos de los que ya se conocen.

Son muchos los beneficios de un buen masaje, no solamente en el aspecto físico sino también a nivel psicológico y emocional.

Actúa sobre el sistema nervioso ya que nos ayuda a relajarnos y a liberar la tensión de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

También ayuda a mejorar la circulación sanguínea y por lo tanto nuestros tejidos están más oxigenados y más limpios de toxinas ya que actúa también sobre el sistema linfático.

Nuestros músculos recuperan elasticidad al aliviar el dolor y las posibles contracturas debidas a malas posturas, un mal movimiento o al estrés.

Cualquier buen momento es bueno para un masaje y si le añadimos un sesión de spa, mejor que mejor.

Tenemos que invertir en nuestra salud.